Tras varios años degustando buena cerveza, me pongo a escribir sobre ella. Sin formación académica sobre esta fantástica afición, encontráreis sólo percepciones personales, puede que posiblemente equivocadas.

Cata (especial #FFdA): Mikkeller Beer Geek Brunch Weasel

FICHA TÉCNICA

Nombre: Mikkeller Beer Geek Brunch Weasel

Elabora: Mikkeller

Procedencia: Copenhaguen (Dinamarca)

Tipo: Ale

Estilo: Imperial Stout

Alc. Vol: 10,90%

IBU: desconocido

Botella: 50 cl.

Fecha de la cata: 17/11/2012

Fecha consumo preferente botella: 16/09/2016

Temperatura recomendada: 12-15 ºC

Vaso: Snifter

IMPRESIONES

Si sois cerveceros digitales de pro, deberíais conocer el Blog Birraire, una de las mecas de la cultura cervecera. Para estas fechas, el Blog Birraire celebra la 2ª edición del Finde Fondo de Armario (con su hashtag en twitter #FFdA), en el que los blogueros cerveceros nos tomamos una de aquellas cervezas que siempre guardamos para una ocasión especial, y que después por el motivo que sea nunca encontramos el momento idóneo para disfrutarla. Y que mejor escusa para tomarme y compartir con vosotros un cervezón especial que guardaba desde hace varios meses en la estantería, la Mikkeller Beer Geek Brunch Weasel. ¿Por qué estaba esta cerveza en el fondo de armario? Pues básicamente porque la compré ya bien entrado el verano y la fui dejando dejando porque el calor no invitaba demasiado a una Stout bien potente, y ahora que el fresco ya ha asomado un poquito la cabeza (pero tampoco demasiado), la comparto con todos vosotros.

Esta Beer Geek Brunch Weasel es toda una rareza más de la danesa Mikkeller, una Imperial Oatmeal Stout de armas tomar (10,90% de ABV), elaborada por Mikkeller en las instalaciones de Nøgne Ø en Noruega. Mikkeller siempre busca innovar, y lo especial de esta cerveza es que está elaborada con adiciones de granos de café de comadreja (Weasel en inglés). ¿Y eso qué tiene de especial? Pues para empezar, diremos que es un café bastante escatológico, y dicho sea de paso también es uno de los más caros del Mundo. Este café procedente de Vietnam, tiene la peculiaridad de que cada grano es tragado entero (sin masticar) por comadrejas, y tras unos días en sus estómagos sus propiedades se ven alteradas por los jugos gástricos de estos animalitos, y posteriormente ya metabolizados las comadrejas defecan estos granos enteros. Tras un proceso de secado y de limpieza (por motivos obvios), este café se comercializa a unos elevados precios y está considerado con uno de los mejores del planeta. Sé que más de uno tras leer esto, verá esta cerveza con otros ojos.

Prejuicios a parte, vamos a disfrutar de este cervezón. Al servirla en vaso Snifter (de balón), presenta un muy buen aspecto, de color marrón muy oscuro (casi negro) con tonos rojizos, totalmente opaca y de burbuja pequeña y lenta, y con abudantes sedimentos en suspensión. Nos sorprende que produzca más espuma de la esperada por su alta graduación, de color marronoso rojizo, abierta y jabonosa, y que pasados unos minutos desaparece sólo dejando una pequeña capa cerca de las paredes del vaso. En nariz, su aroma es muy intenso a café, torrefacto, a madera, chocolate, caramelo quemado, lúpulo, tierra húmeda y algo de alcohol.

En boca, su sabor es dulce, bastante seco y amargo, algo licorosa, con notas muy dominantes a café y maltas torrefactas, y en menor medida a chocolate negro, madera, caramelo quemado, resina, humo, cereza madura, ligero toffee, vainilla, pimienta negra y blanca, notándose también un poco el gusto a alcohol. Su cuerpo es lleno, con una excelente textura entre cremosa y sedosa, y ligeramente terrosa. De final largo y muy agradable, bastante seco y amargo, con postgusto torrefacto a café, chocolate, uva, madera, resina y cereza madura. De carbonatación baja/media, nos deja un leve cosquilleo en la punta de la lengua.

Tenía muchas expectativas depositadas en esta cerveza y no me ha decepcionado para nada. En definitiva, un cervezón que llega casi al calificativo de obra de arte, que encontraremos sólo disponible en botella de 50 cl. y a un precio bastante elevado (7,20 euros me costó). Nos sorprende su alcohol bien integrado a pesar de sus 10,90% de ABV. Ideal para degustar con muchísima calma y nada fría (a unos 15 ºC), con lo que necesitaremos más de 1 hora para tomarnos el medio litro si lo hacemos sin ayuda. Una maravillosa Imperial Stout con muchísimo carácter, muy bien conseguida y con un gran equilibrio de sus perfiles maltosos y de lúpulo, con una fantástica textura con la suavidad de la avena (recordemos que es una Imperial Oatmeal Stout), y un final muy agradable que va mejorando a medida que la vamos disfrutando. En mi opinión es una cerveza más de sobremesa y para disfrutar con muchísima calma, y no tanto para comer, pero si la queréis maridar lo haría bien con postres con café como un tiramisú, o en un plan más típico anglosajón con un desayuno potente con bacon.

NOTA: 9,75.

Reseña en RateBeer.com

Reseña en BeerAdvocate.com

Anuncios

Una respuesta

  1. Carlos M

    Deseando probarla.

    8 de mayo de 2013 en 12:48

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s