Tras varios años degustando buena cerveza, me pongo a escribir sobre ella. Sin formación académica sobre esta fantástica afición, encontráreis sólo percepciones personales, puede que posiblemente equivocadas.

Entradas etiquetadas como “Schneider Weisse

Cata: Schneider Weisse Tap 5 Meine Hopfenweisse

IMG_2538

FICHA TÉCNICA

Nombre: Schneider Weisse Tap 5 Meine Hopfenweisse

Elabora: Weisses Bräuhaus G. Schneider & Sohn

Procedencia: Kellheim (Baviera, Alemania)

Tipo: Ale

Estilo: Weizenbock

Alc. Vol: 8,20%

IBU: desconocido

Botella: 50 cl

Fecha de la cata: 16/10/2013

Fecha de consumo preferente botella: 08/10/2013

Temperatura recomendada: 6-10 ºC

Vaso: Weizen

IMPRESIONES

Los amantes de la cerveza de trigo, mucho le debemos a la familia Schneider. En Alemania, hasta 1872, sólo la familia real podía elaborar cerveza de trigo, pero en ese año el monarca Ludwig II debido a gran descenso en las ventas, decidió vender la exclusiva al avispado Georg I Schneider. 141 después, la dinastía de los Schneider continúa, fabricando en Kellheim (Baviera) una excelente gama de cervezas de trigo. Una de ellas, es su Tap 5 Meine Hopfenweisse, que como reza en alemán su etiqueta es unos fuegos artificiales de lúpulo (“Ein hopfiger Feuerwerk“), un calificativo que sin duda es exagerado pero no si nos estamos referiendo a un cerveza de trigo. La Tap 5 es una Weizenbock de 8,20% ABV y de sabor muy intenso, con un alta carga de trigo malteado y lúpulo, todo un torrente de matices.

Debemos servirla en el vaso Weizen, donde su aspecto es espectacular, de color pajizo anaranjado, totalmente opaca y muy turbia, de apariencia muy densa, con gran presencia de sedimentos de levadura tanto en suspensión como en el fondo del vaso, y de burbuja fina y bastante rápida. Su espuma es de color blanquecina marfil, cremosa pero también jabonosa, de poca retención y dejando pocos restos de encaje. En nariz, su aroma es de intensidad moderada, destaca de forma evidente la levadura con notas a plátano muy maduro, clavo, vainilla y ligero chicle, notándose también la malta de trigo con notas a pan, también chocolate y pasas, ligeramente el lúpulo cítrico y herbal, notas a melocotón, y algo alcohólico.

En boca es muy seca, de sabor muy dulce con un amargor mediano y una ligera acidez, pero a diferencia de lo notado en nariz donde destacan los matices de levadura, notamos que de entrada destaca con fuerza la malta de trigo con notas a pan, ligero chocolate y pasas, el lúpulo de perfil cítrico muy refrescante con notas a limón, naranja y algo de pomelo, herbal y especiado, notas afrutadas a melocotón, y finalmente aparecen no de forma invasiva los matices habituales de la levadura Weizen. De cuerpo entero, su textura es entre áspera y aceitosa. Su final es bastante largo, de postgusto dulce y poco amargo, donde perduran las maltas de trigo y las notas a pasas, el lúpulo cítrico, y las notas a plátano de la levadura. De carbonatación media.

Sin duda alguna, estamos ante una grandísima Weizenbock, una cerveza de trigo espectacular, muy maltosa y que en boca me ha sorprendido positivamente. Muy refrescante, cítrica, muy seca y con cuerpo, con 8,20% de ABV bien integrados, a pesar de que a medida en que vamos avanzando en su degustación cada vez se notando un poco más su carácter alcohólico. Muy lupulada por lo que es habitual en el estilo, en nariz por su aroma aventuramos una cerveza en que los matices de la levadura son muy dominantes, pero en cambio en boca nos encontramos un mayor protagonismo de las maltas y el lúpulo. Perfectamente ejecutada, aunque para ponerle un pero, su textura es demasiado aceitosa. En cada trago y a medida en que va ganando temperatura, van aflorando más matices, donde el lúpulo progresivamente va perdiendo protagonismo para dar paso a matices más afrutados. A nivel personal, la considero junto con la Weihenstephaner Vitus la mejor cerveza de trigo del mercado. Como sugerencia de maridaje, os proponemos un bizcocho de chocolate con cobertura de cítricos bañado con crema de plátano y chocolate blanco.

NOTA: 9,25

Reseña en RateBeer.com


Cata: Schneider Weisse Tap 4 Mein Grünes

IMG_2147

FICHA TÉCNICA

Nombre: Schneider Weisse Tap 4 Mein Grünes

Elabora: Weisses Bräuhaus G. Schneider & Sohn

Procedencia: Kelheim (Baviera, Alemania)

Tipo: Ale

Estilo: Hefeweizen

Alc. Vol: 6,20%

IBU: desconocido

Botella: 50 cl

Fecha de la cata: 08/07/2013

Fecha consumo preferente botella: 08/08/2013

Temperatura recomendada: 8-12 ºC

Vaso: Weizen

IMPRESIONES

Llega el calor y con mucha fuerza, pero las cervezas de trigo siempre han sido un gran aliado para combatirla. Hoy cataremos una cerveza de trigo alemana de estilo Hefeweizen, con una 2ª fermentación en botella y que hay que servir con el poso de la levadura previamente agitado en la botella. La Tap 4 Mein Grünes la elabora la cervecera de trigo más antigua de Baviera, la Weisses Bräuhaus G. Schneider & Sohn, utilizando únicamente ingredientes orgánicos, y con un mínimo de carga del 50% de malta de trigo tal y como marca la ley alemana. La Tap 4 se caracteriza por ser una cerveza de trigo más lupulada de lo habitual en el estilo y también con una graduación alcohólica algo superior (6,20% ABV).

Al servirla en el típico vaso Weizen, su aspecto es el habitual en el estilo, de color dorado pajizo algo oscuro y anaranjado, turbia y velada, ligeramente traslúcida pero prácticamente opaca, con bastantes pero finos sedimentos de levadura en suspensión, y de burbuja gruesa y bastante rápida. Su espuma es blanquecina, esponjosa y abundante, pegajosa y deja restos de encaje, pero desaparece rápidamente. En nariz, su aroma es de intensidad alta, se combinan bien las maltas de trigo con notas a pan, con una buena fragancia lupulada cítrica, herbal y especiada, con los matices de la levadura a plátano, clavo y especialmente a chicle.

En boca es bastante seca, de sabor muy dulce, de amargor moderado y ligeramente ácida, dominada de entrada por el lúpulo noble (Hallertauer) cítrico con notas a naranja y limón, herbal, especiado y algo picante, con el trasfondo de la malta de trigo, y los característicos matices de la levadura Weizen excesivamente chicletosos, y también a plátano y clavo. De cuerpo medio/entero y textura cremosa. De final bastante largo y seco, su postgusto es dulce y no demasiado amargo, perdurando los matices de la levadura (de nuevo demasiado chicletosos) y el toque cítrico y herbal del lúpulo. De carbonatación media.

Tenía buenas referencias de las cervezas de Schneider Weisse, y la verdad es que me esperaba más de ésta cerveza. Es una buena Hefeweizen, muy refrescante e interesante por ese carácter más lupulado de lo habitual, pero los matices de la levadura son demasiado invasivos especialmente en boca y en el postgusto, y la convierten en algo empalagosa para mi gusto, con ese toque a chicle de la levadura demasiado acentuado. Como sugerencia de maridaje, proponemos un lomo a la plancha con verduritas y salsa de cítricos.

NOTA: 8,00

Reseña en RateBeer.com